Santa Marta

Distrito Capital


santa_marta.png

El Distrito Turístico, Cultural e Histórico de Santa Marta, o Santa Marta es una ciudad colombiana, capital del departamento de Magdalena, en la Región del Caribe. Fundada el 29 de julio de 1525 por el conquistador español Rodrigo de Bastidas, es la ciudad más antigua existente de Colombia y la segunda más antigua de Suramérica.
Esta ciudad, emplazada en la Bahía de su mismo nombre, es uno de los principales destinos turísticos del Caribe Colombiano. Su ubicación entre la Sierra Nevada de Santa Marta, con las mayores cumbres del país, y el Mar Caribe, la hacen atractiva para visitar la variedad de fauna y flora que hay en la zona, además de los sitios culturales e históricos que la ciudad posee. Como un hecho importante, Simón Bolívar falleció en una hacienda de nombre Quinta de San Pedro Alejandrino que en la época se encontraba a las afueras de la ciudad, el 17 de diciembre de 1830. Debido a lo anterior, la constitución de 1991confirió a Santa Marta el carácter de Distrito Turístico, Cultural e Histórico.
Su núcleo más poblado y de mayor actividad comercial aparece en la tradicional zona central, cerca de la Plaza de Mercado. El plano comprendido entre la Carrera primera, la Calle 22 y la Avenida del Ferrocarril, puede enmarcar el Centro histórico y núcleo comercial de la ciudad.
Los símbolos de la ciudad de Santa Marta son la bandera bicolor compuesta por blanco y Azul celeste y el escudo de borde azul celeste también, de la parte superior a inferior se encuentran tres imágenes: la Virgen María, un torreón y una pequeña embarcación de cuatro remos.


playa_de_santa_marta.png

Economía

La economía de Santa Marta se basa en el turismo, el comercio, la actividad portuaria y la pesca, en ese mismo orden.

Debido a que la base de la economía es el turismo, varias empresas se dedican a brindar recorridos turísticos por toda la ciudad. Las características de Santa Marta la denominaron La Perla de América, llamada así por el padre Antonio Julián en en siglo XVIII. Sus playas son de arena blanca y muchas son de aguas tranquilas.
En Santa Marta, la zona turística aparte de su centro histórico, comprende lo que es propiamente el casco urbano, la localidad de El Rodadero, los parques nacionales, la Sierra Nevada de Santa Marta, la zona sur que pasa por los Pozos Colorados hasta llegar a Ciénaga. El macizo montañoso de la Sierra Nevada crea varios ríos y entornos naturales que van desde bosques secos hasta bosques húmedos tropicales que permiten el ecoturismo. El fondo de Promoción Turística de Santa Marta en consonancia, usa el eslogan La magia de tenerlo todo.
También cuenta con lugares como Arrecifes, Playa Blanca, Punta de Betín, Quebrada Valencia, Ciudad Perdida, el Parque Nacional Natural Tayrona, Taganga, Bahía Concha y Neguange. No hay que olvidar, sin embargo, que gran parte de la riqueza de Santa Marta, y de algunos de sus habitantes, está formada por el negocio del narcotráfico, que tantas muertes genera actualmente, y del que son cómplices pasivos, y a veces activos, los miembros de las llamadas grandes familias de la ciudad.

Rio magdalena



external image images?q=tbn:ANd9GcRlN-c7Og5ajb0bM2VnYjK3Km1YFGb0WmkcSt7GU0OmSQURniI&t=1&usg=__nDnAKfiVQQBDvx4GZXaWyJit9dU=
Río Magdalena, principal arteria fluvial de Colombia

El río Magdalena fue descubierto por Rodrigo de Bastidas en 1501 y los nativos que transitaban por él lo denominaron Yuma, que significa río amigo. En sus orillas los aborígenes realizaban interminables ferias que tenían como epicentro el puerto de Tora, en su atracadero había permanentemente Piraguas, cerca fluía el río Opón, en donde se encontraban dos enramadas que servían como los terminales para los cargueros chibchas. Por el Yuma, por los caminos de la sal y las mantas que encaramaban las altas montañas muiscas, subieron los conquistadores españoles y el río creció como nunca, dando inicio a una nueva época comenzó. Tora se transformaba en Barrancabermeja, el Yuma en el Magdalena y detrás de los altos se funda Bogotá.
Encandilados por el espejismo del Dorado, un tropel de gentes sube sin descanso; los españoles se mudan al Nuevo Reino de Granada y viene un gran trasteo de mercancías y animales; al tiempo que se comienzan a fundar caseríos en las laderas del Magdalena. De igual forma, la necesidad de llevar el oro a España hizo que todo fuera confluyendo hacia el río Cauca y el Magdalena. De allí la importancia que cobró Mompox como centro de almacenamiento y de despacho del oro de Occidente hacia Cartagena.


external image images?q=tbn:ANd9GcSF06KDDZPOyYTfpPYfuEvtJWBNjExWw8RQkVI1wQN0loyAbyY&t=1&usg=__KQz8HvEF5vHbXJmB-mRGjQZMcK8=
Río Magdalena fuente de recursos alimenticios

Cartagena por su parte fue convertida por los españoles en la puerta llave de Sudamérica, porque dentro de su lógica imperialista era necesario tener un control absoluto de lo que entraba y salía del reino. Por esta razón había que comunicar a Cartagena con el río Magdalena y para hacerlo sólo se disponía de mulas y arrieros.
En el siglo XVI, uno de los dueños de las barrancas que servían de almacén y de posada en el trayecto, descubrió una ciénaga que unía a Cartagena con el río. En 1649 un Gobernador español decide dragarla y canalizarla, lo cual hizo con ingenieros españoles y dos mil obreros en seis meses. Éste sería el canal del Dique, que sufrió privatizaciones, combates con los arrieros y sequías, por lo cual se convertiría durante la Colonia en un sistema mixto.
Bolívar lo rescató del olvido en 1823, pero fue Rafael Núñez, por medio de un contrato con una firma americana, quien le dio unos años de vida y esplendor durante el siglo XIX. En el siglo XX se cambió el canal del Dique por un ferrocarril, y solamente después de 1932 vuelve a utilizarse en forma importante.
Viajar por el río Magdalena era una hazañosa aventura para los audaces comerciantes que se atrevían a hacerlo, se necesitaba entereza para permanecer dos meses desde Honda, metidos en un champán, al arbitrio de los bogas y acechados por tigres y caimanes.

external image images?q=tbn:ANd9GcRNiI0ts49SbsiQXH8xU6bIJJE6Y_38abfdY5abxPWtynd_d4c&t=1&usg=__M2DlbugpifFF71GN6Ozn_S8CozA=
Río Magdalena a su paso por Girardot

Posteriormente se impulsó la navegación a vapor, se introdujeron aproximadamente 150 embarcaciones de este tipo al país, de los cuales navegaron 69, destacándose el Atlántico, Sincerín, Naviera I, Turbay, Cisneros, Catatumbo y el David Arango, entre otros.
El transporte fluvial mecánico se desarrolló ampliamente, a pesar de algunas dificultades que se presentaban en la navegación, la cual era subsidiada por el Estado. Las contingencias del río resultaban casi insalvables por la falta de experiencia en el manejo de los barcos y las pocas facilidades para su mantenimiento y arreglo. Numerosos barcos naufragaron por choques contra peñones, o por la ruptura de sus cascos de hierro, explosiones, colisiones e incendios.
De 1850 a 1950 se introdujeron en la navegación grandes planchones, impuestos por el crecimiento del comercio exterior. Los barcos estaban clasificados en expresos, de carga, cabotaje y ganaderos. Los años 40 fue la época espléndida del río, donde más de 100 barcos transcurrían por sus aguas.